Manifestor vs. Manifester, la ley de la atraccion

Manifestador o Manifestante: Actitud hacia la Ley de la Atracción

La ley de la atracción es un concepto que ha cobrado gran popularidad en los últimos años, y se basa en la idea de que podemos atraer a nuestra vida todo aquello que deseamos y que estamos en sintonía con nuestras metas y deseos. Sin embargo, hay un matiz importante que debemos tener en cuenta, y es la diferencia entre ser un manifestador y un manifestante.

Ser un manifestador implica tener una actitud activa y proactiva hacia la vida, en la que tomamos el control de nuestra realidad y creamos activamente lo que queremos en ella. Un manifestador es alguien que entiende que tiene el poder de crear su propia realidad y que trabaja activamente para atraer aquello que desea.

Por otro lado, un manifestante es alguien que espera a que las cosas sucedan en su vida, sin tomar un papel activo en su propia creación. Un manifestante espera que las oportunidades caigan del cielo, sin trabajar para crearlas activamente. En resumen, un manifestante es alguien que espera a que las cosas sucedan, mientras que un manifestador es alguien que hace que las cosas sucedan.

Para comprender la diferencia entre manifestador y manifestante, es importante entender que la ley de la atracción no es un proceso pasivo. No se trata simplemente de pedir lo que deseamos y esperar a que aparezca en nuestra vida. En su lugar, se trata de ser conscientes de nuestras metas y deseos, trabajar activamente para atraerlos y estar en sintonía con nuestra energía interna.

Ser un manifestador requiere un cambio de mentalidad y un compromiso activo con nuestros objetivos y deseos. Esto significa que debemos estar dispuestos a hacer cambios en nuestra vida y a trabajar para crear la realidad que deseamos. Además, también implica estar abiertos y receptivos a las oportunidades que se nos presentan en el camino.

Por otro lado, ser un manifestante puede llevar a la frustración y a la sensación de que las cosas no están sucediendo como deberían. Al no tomar un papel activo en nuestra propia creación, podemos sentir que nuestras metas y deseos nunca se hacen realidad, y que simplemente estamos esperando a que sucedan las cosas.

Resumen

Ser un manifestador implica tomar el control activo de nuestra realidad, trabajar para crear las oportunidades que deseamos y estar en sintonía con nuestra energía interna. Mientas que ser un manifestante implica esperar a que las cosas sucedan, sin tomar un papel activo en nuestra propia creación. Si deseas atraer tus metas y deseos, es importante que seas un manifestador y tomes el control activo de tu realidad.


Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *